Conservas artesanas “Pedro Luis”

CONSERVAS PEDRO LUIS es una empresa familiar fundada en 1988, orientada a la fabricación de productos de elevada calidad. Hoy, se mantienen vivo el espíritu y el compromiso de calidad de sus inicios, basados en un control exhaustivo, tanto de los cultivos, como de las producciones, siempre limitadas, con ese sello personal de lo artesano y el esmero para conseguir un producto único. Con el paso del tiempo, hemos ido adecuando nuestros medios productivos con nuevas instalaciones que cumplen fielmente con las más exigentes normas de sanidad y calidad, todo ello sin perder en ningún momento los métodos artesanos de elaboración. Además, hemos ampliado notablemente nuestro catálogo y fabricamos en la actualidad más de 60 productos. Contamos con una amplia gama de productos de agricultura ecológica y con denominación de origen.

Corazones de alcachofa de Tudela enteros extra: De elaboración totalmente artesanal. No se añade ningún tipo de acidulante para mantener todo su sabor natural.  Son unas alcachofas muy tiernas y de textura blanda, ya que se conservan en su propio pH, para mantener sus propiedades originales.

Pimientos de piquillo de Lodosa enteros: Después de asados, se pelan y repasan uno a uno cuidadosamente por personal cualificado. Esta elaboración artesanal no utiliza ni agua ni ninguna sustancia química para su pelado y despipado, con lo que únicamente se ayudan de sus manos y su destreza. Todo ello permite que los pimientos mantengan todas sus propiedades características, que su aroma, y consistencia permanezcan intactos, y por supuesto que conserven su sabor genuino.

Mermelada de fresas de agricultura ecológica: Partimos de fresas ecológicas de gran calidad. No se utilizan gelificantes ni espesantes artificiales. Se elabora únicamente con azúcar y pectina de frutas. El proceso se realiza en un sistema de concentración a vacío que permite obtener la mermelada a temperaturas inferiores a 55º. De esta forma se consigue una concentración de fruta muy alta, sin modificar el color, el sabor y el aroma de la fruta original.

Tomate frito de agricultura ecológica: Se elabora a partir de vegetales seleccionados frescos 100%, sin añadir colorantes, espesantes, aromas ni esencias artificiales. Se fríen todos los vegetales junto con el tomate fresco con aceite de oliva virgen extra para obtener un tomate frito completamente natural. Al no añadir ningún tipo de colorante, aditivo o sustancia química que altere el producto, el tomate frito tiene un color anaranjado característico debido a que el color rojo intenso del tomate se ve rebajado por la mezcla con el resto de ingredientes y su posterior cocinado con el aceite de oliva. La calidad de los vegetales y el cuidadoso proceso de elaboración contribuyen a que las cualidades de los ingredientes permanezcan intactas, obteniéndose un tomate frito de sabor tradicional, en el que se mantienen todas sus propiedades originales, es decir, un tomate frito como el hecho en casa toda la vida.

Espárragos de Navarra extra-gruesos: Cultivados en la huerta navarra y recolectados en el momento justo de su madurez, estos espárragos se seleccionan con esmero y se pela rigurosamente para que tengan una textura suave, sin fibras y mantengan el sabor exquisito y único que los caracteriza.

Crema de Calabaza de agricultura ecológica: Se parte de vegetales 100% frescos que se elaboran con prontitud tras su recolección, sin añadir colorantes, espesantes, aromas ni esencias artificiales. El cambio de color que puede producirse sobre todo en la parte superior del envase, es debido a que en su elaboración no se emplea ninguna sustancia química y es perfectamente apta para el consumo. La gran calidad y la rigurosa selección de los ingredientes, hace que estas cremas mantengan todo el sabor y propiedades de las verduras frescas. Todo ello junto a una esmerada fabricación, permiten obtener un producto exquisito, excelente para cualquier ocasión.

Pochas blancas y verdes: Las vainas frescas procedentes de la Huerta Navarra se desgranan y se seleccionan  cuidadosamente consiguiendo los característicos granos verdes y blancos de las pochas. Se elaboran en unas horas tras su recolección, sin añadir sustancia química alguna, obteniendo así un producto muy tierno y de textura muy blanda que conserva todo el sabor natural de la legumbre fresca.

 

Anuncios